RASTROS

Es una recopilación de videos que he ido acumulando desde el año 2009 hasta la actualidad.

Son fragmentos de vida que primero han dejado una huella en mi retina y que posteriormente quedó registrado en una cámara de vídeo. Tras la edición se gestaron pequeñas piezas de unos minutos que son el fruto de la observación del mundo que me rodea, en particular de la naturaleza. No solo como un registro documental sino con una intención artística y personal.

Las prisas del mundo actual y la variada contaminación que nos envuelve nos impide muchas de las veces disfrutar de los pequeños-grandes obsequios que la vida nos ofrece. Hace falta tener una mirada atenta y detenerse ante el gran espectáculo que tenemos delante.

Mi inquietud hizo que fuera guardando en mi caja de los rastros esos trazos de encuentros que tanto me sorprendieron. Fueron los rastros hallados en las horas, en las huellas del viento, en las cicatrices de la tierra, en las estelas recogidas por el camino… todos estos estigmas fueron despojados de su contexto y son los susceptibles a custodiar.

Las obra quedan posicionada para que estos rastros puedan reproducirse queden por siempre jamás.

Hoy quiero abrir mi caja de las maravillas, compartir, disfrutar y revivir esos rastros hallados.

Construcción

En el bosque, un día de verano miles de obreras trabajan sin descanso.
Cada una, en su microtarea, con un cometido comunicado y ordenado, edifican la gran construcción.
En la vida y el movimiento el orden se impone.
Solo la noche detendrá el levantamiento.

Totora

Entre las ramas del manzano y el nogal las semillas de las totoras pasean ingrávidas por un paisaje sorprendido, poco acostumbrado a la cellisca.
En su asombro queda paralizado y escucha como las escamas se ciñen a los tallos aun sin brotar.
La borrasca disfrazada abraza a la tierra que esperaba agua de cristal.

A Josela
Recuerdo cuando era pequeño a mi hermana mirando fijamente a una bola de cristal encima de una tele en blanco y negro. Siempre que íbamos a esa casa se colocaba frente a ese televisor y le daba una y otra vez la vuelta a aquel juguete.
Las virutas de porcelana danzaban sobre una pequeña Virgen que no entendía aquella tormenta siberiana. Cada visita de mi hermana a aquella casa, hizo que se acostumbrara y aquella Virgen tan andaluza que nunca había visto nevar, se aclimató y se vistió de frio.
Hoy que he visto nieve vegetal me acordé de ella.

Leonados

En la gélida niebla 2 metros 80 planea en la garganta escarpada.
Otros le siguen en espirales y vaivenes en busca de la parca.
Flujos térmicos marcan corrientes y elevan a los devoradores de carroña que entre sus picos sostienen ramas, musgos y algún trozo de tela desgajado, anunciando la próxima primavera.

Vaguada

Es invierno y el desagüe de las montañas se derrama por los caminos del valle.
Torrentes caudalosos de un gris claro dilatado, transcurren por los paisajes andaluces con su monótono y obstinado rumor.
En las líneas mas hondas del valle donde se modelan las bandas serpenteantes, se configura el fondo, en el que las ramas danzarinas esbozan sus angulosos y aristados contornos

Cadencia sincronizada

En la laguna plomiza del Amazonas, trazos danzantes enmarañan las cálidas aguas de la selva.
Los gérridos en su afán de infinito movimiento, roban al caos, deslizándose con momentos rítmicos y acompasados, exhibiendo una coreografía marcada por el alboroto de la jungla.

Murmullos de invierno

Enero y como telón de fondo azul cielo.
En la búsqueda perpetua del emigrante, los viajeros abandonan mundos transitados para avanzar en otros mas congénitos y francos.
Con sus llamadas arrebatan y seducen al errante.
Lógica atracción que pronostican el susurro de los chopos y las risas encarnadas.

Bajamar

Obra de 2009, que en palabras del comisario Juan Ramón Barbancho “posee esa extraña virtud de las cosas bellas y sencillas, que nos atrapan y relajan. La playa, el agua, los paseantes y los buscadores de coquinas imágenes casi quemadas por la claridad del sol de la tarde se funden con el audio, que no es otro que el ruido real de las olas”.

Pululando

Zumbidos azarosos en la hora inquieta
Seres de luz escapan al juego
Bullendo y agitando en paseos iluminados
Hartándose de comer bolitas y de esquivar fantasmas.

Varadero

Varadero es la mirada que hipnotiza y atrapa, una mirada paciente de la luz reflejada en las quillas de los barcos y botes, una mirada a los destellos que fluctúan incansablemente el los costados de los bastimentos, una mirada a las huellas del sol,….. a los caprichos de la claridad.

Dormancia. El sueño de la vid

En el álgido frio invierno, cuando Hipnos invita a cruzar el rio del olvido, los campos de tierras encarnada regalan almohadas blancas a sus somnolientas cepas.
En su sopor, aguardan la llegada de Dionisio.

Gramíneas

Sobre un fondo de alta montaña, velado de azul celeste, las semillas son mecidas por el soplo del viento.
Vacas que pastorean se intuyen por el sonido de los cencerros, tañidos sugeridos por vainas de gramíneas.

 

Plegarias

Cientos de velas encendidas en una noche lluviosa arden en cualquier templo de Andalucía. El ritmo de las oraciones ,súplicas y jaculatorias es como un mantra, liberador de la mente, que se repite superponiéndose sentenciosamente.
Podría ser cualquier lugar, cualquier religión pero la esencia es que en cada llama hay una petición, un deseo, una gracia, una esperanza…. Una plegaria.

Miel
La tarde hoy tiene ritmo.
Ritmo apresurado, sin descanso, laborioso.
La tarde hoy tiene color.
Color de nácar, puro, amable.
La tarde hoy huele intensa.
Huele a néctar, a ámbar, a miel.