Cuando la marea se cuela en la bodega – María S. Nieto

Cuando la marea se cuela en la bodega – María S. Nieto
20 agosto, 2009 moon

El artista sanluqueño Joaquín Delgado expone en el Museo Barbadillo su nueva muestra ‘Reflejos de Agua’

20.08.09 – MARÍA S. NIETO

La Voz, Jueves 20/8/2009

«La luz siempre ha sido una constante en mi obra, en todas sus vertientes»

 

Introducir el agua del mar en un edificio tan ecléctico como puede ser una bodega es la intención de este artista sanluqueño, para quien el mar y la luz de Cádiz son elementos fundamentales sobre los que trabajar. «He decidido exponer en las Bodegas Barbadillo porque es un sitio espectacular: tiene una solera y una atmósfera muy especial», asegura el artista. Fotógrafo y pintor, Joaquín Delgado (Sanlúcar de Barrameda, 1965) experimenta en la muestra Reflejos de Agua la proyección de la luz, una constante en su obra, sobre el elemento líquido.

Al menos dos años ha dedicado el sanluqueño a crear las 26 obras que conforman esta muestra. Se incluyen además dos proyecciones de vídeo, que forman parte de los últimos tanteos de Delgado con la imagen. En Reflejos de Agua, el artista utiliza pequeñas embarcaciones «como excusa» para experimentar el color y la forma sobre la superficie líquida. «Poco a poco he ido suprimiendo motivos figurativos para quedarme con lo esencial: los reflejos, casi abstracciones», afirma el artista. «Se convierten en fragmentos de la realidad descontextualizados», explica Delgado, para referirse a las obras más «depuradas» de la colección, donde únicamente se aprecian los destellos caprichosos y las variaciones espontáneas del resplandor sobre el agua.

Pero en la obra de Joaquín Delgado también hay sitio para la palabra. El artista trata de impregnarse de pequeños fragmentos de poemas, citas y textos de amigos y colaboradores, para situar al expectador ante sus lienzos. Su última colección, titulada Crepusculario, fue calificada por Juan Fernández Lacomba como una reminiscencia del Spleen urbano de Baudelaire. Pinturas de la ciudad dormida, de carreteras y farolas, de lluvia y nocturnidad que resultan de una «gravedad lírica» que recuerda al poeta maldito, creador del mito de la ciudad y la angustia existencial que ésta provoca.

Reflejos de Agua es la tercera exposición individual de Delgado en Sanlúcar, foco de inspiración para el artista. Delgado vive a caballo entre Sevilla y la localidad gaditana y no descarta lanzarse , con sus óleos y fotografiás bajo el brazo, fuera de las fronteras andaluzas.

En su exposición nada es arbitrario, nada es casual. La intención de Delgado era mezclar, sintetizar en un mismo espacio, el mar y el vino, «dos cosas muy mías» dice el autor. Su metodología parte de la fotografía. «Para mí, la foto es como un cuaderno de apuntes. Siempre voy con la cámara, tengo una idea y a partir de ahí voy desarrollándola a través del visor» explica, para definir una obra muy figurativa con motivos siempre «plásticos», exenta de figura humana. Ahora Delgado experimenta con el videoarte. «Entiendo el vídeo como una fotografía en movimiento». Y le sirve de igual manera para contar historias.

La obra de Joaquín Delgado está hecha de momentos, imágenes transidas que pertenecen al aire, al agua y a la memoria. Como salpicaduras de tiempo, Delgado construye en Reflejos de Agua una visión fotográfica de óleo y una pintura de instantáneas, que sobrevive más allá de la marea y llena de matices la atmósfera cálida y prosaica de la bodega.

 

http://www.lavozdigital.es/cadiz/20090820/sociedad/cuando-marea-cuela-bodega-20090820.html

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.